"He aquí que el silencio fue integrado por el total de la palabra humana, y no hablar es morir entre los seres: se hace lenguaje hasta la cabellera, habla la boca sin mover los labios, los ojos de repente son palabras... Yo tomo la palabra y la recorro como si fuera sólo forma humana, me embelesan sus líneas y navego en cada resonancia del idioma..."
-Pablo Neruda


viernes, 20 de marzo de 2009

Cassie


Mi perra. Noble y a la vez guardiana feroz de mis posesiones, que en varias ocasiones mostró a los 'amantes de lo ajeno' que mi casa no era territorio facil para explorar, y que su lealtad no estaba en venta.

La compré hace muchos años a los vecinos de mis padres.

Desde la ventana de la cocina, en mi hogar materno, podia verla... atada con apenas poco más de medio metro de cadena, y viviendo obligada a comer entre sus heces y a crecer con ausencia de cariño. La entrenaban para pelea.

Fuí por ella... decidí comprarla al precio que me dijeren, y así lo hice.

Su nombre era "ginger" en aquel entonces, pero ella lo desconocía, porque nadie lo pronunciaba.

La llevé a mi casa, en compañia de mi hermana, que aterrada debió abrazarla para que no se estresara.

Fué compañera de aquel perro que perdí hace tiempo, a quien honré en estas viejas letras. Mi perro se llamó Casán, y por ello la bauticé como Cassie.

Cuidó como nadie el territorio mio, lo que la llevó a desgastarse más que cualquier otro perro. Ella vivía para cuidarme.

Los vecinos se aterraban de la fiereza con la intimidaba a quien se acercara a mi hogar o posesiones... pero conmigo fué siempre como cachorra. Apenas llegaba, y corría a mi lado buscando mis caricias y regalandome su cariño.

Hoy debí permitir que un veterinario le aplicara la inyección letal. Su cuerpo estaba muy deteriorado. Pero no quise que ella sufriera la angustia de una aguja en su vena, o el estres de un desconocido poniendole bozal y amarrandola.

La medicamos primero... una hora antes de lo que seguía.

Unas pastillas que ella comió de mi mano, porque siempre confió en mí, y yo en ella.



Cuando las comía, mis ojos se vaciaban en llanto; lloraba mientras jugaba los ultimos juegos... mientras le daba los ultimos besos... mientras ella me entregaba sus ultimas caricias.

Ya no está más en mi casa... y mientras escribo lloro desgarrado, confiando solo en haber hecho lo mejor por ella, aunque no haya sido lo mejor para mí.

5 comentarios:

LC dijo...

amigo, estoy contigo, cuida que ese vacío no te ponga triste
Un abrazo

ada dijo...

Comprendo tu dolor y sé del vacío que hoy hay en tu casa. Soy dura de lágrima, pero no he podido evitarlas al leerte, quiero tanto a mi Rula…
Nunca me gustaron los animales en casa. Un día mi hijo me la trajo y desde ese día es parte muy importante de mi familia
De verdad que no se que decirte mi amigo.
Un beso y mil abrazos. Te comprendo.

Lucía Duque dijo...

pff hace un año también murió la mía.. por lo mismo... tenía ya 15 años. por cierto, físicamente la tuya se parece mucho a la mía...

Ahora tengo a "Negrita" y es un tesoroo precioosoooo!!!!

Rose dijo...

ohh sniff sniff digo yo que tu eres el chillon pero en esta te gano yo sniff sniff no pude evitar llorar pque igual mi perrito llamado pepe lo vi morir arrollado por un carro hace un an~o atras y fue mas duro sabes verlo morir frente de mi y no poder hacer nada pque todo occurio muy rapido. pero no te preocupes ahora aparte de angeles tienes otroa angel perrito que va a cuidar desde el cielo je je je je j e:P

ANÓNIMO dijo...

LC: muchisimas gracias! fué un día dificil, que solo entiende quien ama a sus mascotas... pero personas que amo estuvieron cerca de mí. ¡Muchisimas gracias por tu abrazo!

ADA: ¿cuantas historias te conozco y me conoces? ¿cuantas veces hemos cruzado el charco para ir a las letras del otro? Muchas gracias por entender hoy eso que pasó... pero sigo creyendo que fué lo mejor para ella. Un enorme beso!

LUCÍA: ¡tambien tengo otros! uno de ellos, el macho, sale en una imagen con ella. Un boxer de dos años llamado Rolex. Lamento lo de tu perrita. Espero que Negrita este muy bien. Un besotote enmielado a ambas!

ROSE: que feo es verles morir... tu no pudiste hacer nada, y la mia murió porque yo lo decidi. Fue dificil... pero de verla extinguiendose y sufriendo ya de muchas cosas me ayudo a decidirlo. Gracias.